Caram disfruta tanto la música como un buen pastel de chocolate.

Es honesta, amable y canta tan bien que los conejos croquetenses se emocionan y bailan sus canciones.

Es la más pequeña de los Pinchos... y toda una caja de sorpresas.